Playa de Benicàssim | ACF Fotógrafos / Paco Poyato

En la geografía de Benicàssim destacan tres zonas: el casco urbano, la zona de las Villas y litoral y, el Desierto de Las Palmas. La zona de las Villas con sus numerosas residencias veraniegas del s. XIX, está dotada de una completa infraestructura turística : hoteles, restaurantes, campings, discotecas, bares y cafeterías, un centro de rehabilitación, albergue juvenil. La zona litoral se divide en cinco playas: Voramar, Almadraba, San Vicente, Els Terrers y Heliópolis, todas ellas de fina arena y suave pendiente, con numerosos servicios de vigilancia, limpieza, accesos públicos, duchas y animadores turísticos durante los meses de verano. Estas playas han recibido durante los ultimos años el distintivo de Bandera Azul. El Desierto de las Palmas declarado hoy Paraje Natural, ofrece una gran variedad de plantas aromáticas y especies arbóreas. La calle Santo Tomás, es la calle principal de Benicàssim y la que más vida imprime al pueblo, debido a la multitud de establecimientos que alberga: cafeterías, bares, restaurantes, heladerías, perfumerías… En ella también se encuentra la Iglesia Parroquial (1769- 1776), de estilo neoclásico.

Descansando en la arena | ACF Fotógrafos / I. Brotons

Actuación de Ky-Mani Marley en el Rototom de Benicàssim | Europa Press